¿Para qué se utilizan?

Bueno chicos, ahora ya sabemos un poco más de las aguas subterráneas pero hay algo que las hace aún más importantes y es que son muy necesarias para nosotros porque gracias a ellas la gran mayoría de las personas de este planeta podemos disponer de agua para nuestra vida diaria. Y es que tenemos que tener muy en cuenta que los recursos de agua disponibles en el planeta no son tan abundantes como pensamos y que el agua que utilizamos para nuestra no sólo procede de los ríos y lagos, también de las aguas subterráneas.
   
¿Dónde encontramos éstas aguas y para qué se usan? Pues principalmente, las aguas subterráneas se emplean para abastecer a un gran número de personas, sobre todo aquellas que se encuentran en países menos desarrollados, o en lugares en los que el clima es seco y árido y el agua de ríos y lagos no es suficiente para cubrir las necesidades de toda la población. Además, se emplean para regar los cultivos y para que las industrias puedan disponer de agua para hacer funcionar su maquinaria y que luego nosotros compremos sus productos.






Pero ¡cuidado!; es importante controlar que las aguas extraídas del subsuelo cumplan las normas de higiene adecuadas para no crear problemas de salud a las personas. Para que esto sea posible ya os imaginareis que no podemos hacer uso de ellas de manera libre y sin ningún control, por eso es necesario que una serie de personas se ocupen de regular su utilización. Con este objetivo se ha creado una Ley de Aguas que nos ayuda a todos a organizar su distribución.

Sin embargo, esta tarea es difícil y no siempre se ha hecho muy bien. Es por ello que el empleo de las aguas procedentes del subsuelo no está equilibrado, y , desgraciadamente, algunas personas que carecen de agua potable necesitan recurrir a las aguas residuales para vivir, y, como consecuencia, contraen enfermedades graves que pueden acabar con su vida.


Os preguntaréis cuál es el motivo de que ya no sea suficiente el empleo de las aguas superficiales, pues bien, la explicación es clara: la población mundial está aumentando constantemente y es necesario que todos dispongamos de agua y ya sabemos que el agua dulce no es inagotable. Si a este hecho le unimos los cambios climáticos que están llevando a muchas zonas a sufrir grandes sequías,  el gran desarrollo de la industria y la expansión de los cultivos de regadío ya podemos entender mejor que las aguas subterráneas nos sean de gran ayuda en estos momentos.


Por ello, la escasez de agua dulce es un tema que nos compromete a todos porque recordad que, como dice la actual Ley de Aguas: ¡EL AGUA ES UN BIEN COMÚN DEL QUE TODOS TENEMOS DERECHO A DISFRUTAR!